Cine y series Disidencias

Lo que hace el cine lésbico con las lesbianas

¿Cómo se construye la identidad lésbica a través del cine y de qué manera representa la gran pantalla el lesbianismo? Un análisis sobre la necesidad de pertenencia y el impacto que genera la representación lésbica en el cine.

Cuando pienso en cine lésbico (o como a mí me gusta llamarlo: peliculitas de lesbianas) se me vienen a la cabeza principalmente dos cosas: «joder, menos mal» y «joder, qué mal». Las lesbianas*, como cualquier hija de vecina, necesitamos sentirnos parte de algo que nos trascienda como individuas. Necesitamos conocer nuestra historia -la cual ha sido violentamente borrada- y nuestro lenguaje, generacionalmente reinventado. En mi caso, e imagino que en muchos más, empecé a sacar conclusiones de quién era por lo que se suponía que tenía que ser y no era; es decir, definí mi lesbianismo en base a la no heterosexualidad. Eso nos deja en un sitio bastante vertiginoso: sabes lo que es ser heterosexual y sabes que no lo eres, sabes, por ende, que eres lesbiana, pero realmente no sabes qué es ser lesbiana. Es aquí donde entra la cultura popular y dentro de esta, el cine.

Las peliculitas de lesbianas con las que nos topamos, muchas veces por accidente -y a escondidas-, nos muestran el autodescubrimiento desde los márgenes (de lo sexual hasta lo identitario) con todos los dilemas internos que eso implica: los difusos límites entre la amistad y la romanticidad, el cariño y erotismo autoconstruido, la multiplicidad de la expresión del género, las incoherencias y problemáticas sociales que acompañan al amor entre mujeres, la reivindicación política e historia del homoerotismo femenino y un largo etcétera. Yo no soy quién para decir que eso es lo que significa ser lesbiana, pero sí que me aventuraría a añadir que la gran mayoría de mujeres que desarrollan sentimientos románticos y sexuales por otras mujeres pueden verse reflejadas en muchas de esas situaciones.

Es inmensa la importancia que tiene esto para la comunidad bollera, no porque estas películas sirvan como espejos de nuestras dinámicas, sino porque son parte de nuestra cultura, de nuestro lenguaje y, en última instancia, de nosotras mismas. No me refiero entonces a la importancia de que una peliculita de lesbianas haya ganado una Palma de Oro y sea popularmente conocida o de que sea cada vez más común encontrarse este tipo de narrativas en los cines. Me refiero a la importancia simbólica y directa que tiene para nosotras el hecho de ver a las D.E.B.S y mearnos de la risa; de comentar Go Fish, una película hecha por lesbianas sobre las lesbianas y la cotidianidad de nuestros amoríos; de aprender y conocer la importancia de nuestra historia con The Archivettes; de llorar juntas viendo Retrato de una mujer en llamas y de criticar, a la vez que consumimos compulsivamente, todas esas peliculitas en las que una chica hiperfemenina y aburridamente casada con macho™ conoce a chica hiperbutch que la deja embelesada en cuestión de 10 minutos y 3 miradas. Las lesbianas* no vemos peliculitas de lesbianas por «ver una peli», las vemos para vernos a nosotras mismas y a las otras. Lo hacemos porque, allá donde la existencia social es marginal y la expresión de tus quereres omitida o negada, verse, reconocerse y sentirse es muy reconfortante.

Según mi forma de entender el lesbianismo, este no solo se define en función del género de las personas con las que establezcas vínculos sexo-afectivos, sino que baña todos los aspectos de la vida. Y, en una sociedad que constantemente cuestiona la identidad lesbiana («eso es que no has encontrado al chico adecuado», «es una moda, se te pasará»), existe, de manera inconsciente, la necesidad de reafirmación constante. Por eso, creo que las peliculitas de lesbianas son una increíble forma de reafirmarse y, no solo mientras las ves, sino que una a una van pasando a ser una pequeña parte de ti, confirmando y conformando tu lesbianismo.

De hecho, he podido comprobar esto de forma más directa por el feedback que recibo en la cuenta de Instagram donde subo las pelis de bolleras que veo (@peliculitas.de.lesbianas). Creé la cuenta para compartirlas con chicas que pudieran estar buscando desesperadamente este tipo de contenido, pero ahora tiene otra finalidad más importante. Recibo muchos más mensajes, likes y comentarios cuando subo una publicación de una peli que ya conocen -que les reafirma en su lesbianismo- que cuando subo una que no conocen. Eso me crea la sensación de que mi cuenta no es un sitio para encontrar pelis lésbicas, sino un espacio donde encontrarse a sí mismas y a las otras a través de las peliculitas que, al verlas, pasan a ser un cachito de nuestra identidad. Con esto no quiero insinuar que ver una película de lesbianas te haga más lesbiana, pero desde luego te lo hace sentir. Y así como yo tenía que borrar diariamente el historial de Youtube con 16 años porque confirmaba mi lesbianismo, ahora publico las peliculitas de lesbianas que voy viendo porque reafirman mi lesbianismo y estoy convencida de que crean comunidad.

Todo esto supone que estas películas tengan un gran impacto en la construcción de nuestra identidad y por eso, es importante la forma en la que aparecemos en la pantalla. Seguramente te resulte familiar la crítica que recibe la representación lésbica en el cine por estereotipada, sexualizada, sesgada, trágica… No quisiera escribir sobre peliculitas de lesbianas y pasar por alto esta cuestión. Hacer una crítica general de estas películas no puede basarse en decir que el cine lésbico sea una mierda. De hecho, me recuerda mucho a la trillada e insustancial afirmación sobre el cine español. No vale ver Bellow her mouth o The feels y concluir que las peliculitas de lesbianas son ridículas de la misma manera que Torrente y 8 apellidos vascos no engloban toda la producción cinematográfica española.

Es necesario señalar y reprochar los finales trágicos innecesarios, los estereotipos que envuelven la dualidad butch-femme, la encarnación del lesbianismo en cuerpos blancos y normativos, la diferencia de edad y otras relaciones de poder, el sexo descontextualizado y pornográfico o, en contraposición, el erotismo basado en un tocamiento de manos o cruce de miradas, la sobrerrepresentación de la feminidad, los (demasiados) hombres de por medio, la censura, etc. Si estás acostumbrada a ver peliculitas de lesbianas, probablemente tengas varios ejemplos en mente donde encuentras, si no todas, muchas de estas tipicidades. Todas ellas se han criticado mucho por calar en el imaginario social y perpetuar los estereotipos impuestos al lesbianismo, siendo esta representación estereotipada un peligro para la construcción de nuestros vínculos e identidades. Sobre todo, teniendo en cuenta que, debido a la gran escasez de referencias en esa búsqueda sobre lo que significa ser lesbiana*, nos lanzamos indiscriminadamente hacia cualquier tipo de representación, sin importar la cantidad de clichés que se nos crucen.

Puedes tener una relación muy distinta con los estereotipos, pueden producir un rechazo enorme o pueden ser un bote salvavidas. Un combo de homofobia interiorizada e inseguridad hacen que los estereotipos sean tu peor enemigo y una necesidad asfixiante de sentirte parte de algo puede convertir los estereotipos en una especie de guía espiritual, de horóscopo. Como grupo, autodefinirnos por estas banalidades también supone un riesgo. Debemos ser capaces de identificar lo que no nos es propio, saber de dónde viene, por qué se repite y qué hacer con ello y eso no es tarea fácil cuando relacionarse con los estereotipos nos provoca tanta controversia, tanto a nivel individual como colectivo.

El camino de reconciliarse con los estereotipos lésbicos, tanto con los que encarnamos como con los que no, debe ir de la mano de una búsqueda consciente y activa de buen contenido. Donde abunda la mirada masculina sobre nuestras vivencias bolleras, es necesario encontrarse con peliculitas de lesbianas hechas por lesbianas. Peliculitas que nos permitan reconocernos, a nosotras y a las otras desde la intimidad, el cuidado y lo comunitario.

*El término «lesbiana» lo utilizo en su sentido más amplio. Lesbiana, en este texto, engloba muchas identidades, definidas o no, que implican el desarollo de vínculos y deseos no heteros (románticos, sexuales o ambos).

Acerca de Rebeca Ponce

Rebeca Ponce de León (Haro, 2000) es una riojana felizmente afincada en Madrid, ciudad a la que vino para estudiar psicología. Después de tres años estudiando la conducta humana, su interés en ella es mucho mayor que cuando empezó la carrera. En septiembre de 2020, creó @peliculitas.de.lesbianas, una cuenta de Instagram donde comparte, con la excusa de las pelis, todo tipo de contenido lésbico (el cual consume compulsivamente). Es curiosa y alegre, pero su mayor cualidad es rodearse de gente chulísima.

16 comments on “Lo que hace el cine lésbico con las lesbianas

  1. Leonor Cervantes

    Leer este artículo es una maravilla por muchas cosas diferentes pero, sobre todo, por la claridad y la fuerza del mensaje a partes iguales. Construir una identidad no es algo fácil, requiere de esfuerzo y de honestidad y, como dice Rebeca, de pensar muchas veces y revisar con lupa a qué lugares te estás aferrando para construir un relato y para sentir la paz que te da saber quién eres -si es que eso llega a saberse algún día-. Labores como las de Rebeca y demás mujeres que intentan hacer del mundo un lugar cálido donde todas podamos hablar de qué nos sentimos, y darnos cuenta de que sentimos ciertos lugares más nuestros que otros, son siempre necesarias y agradables.

    Siendo aún más personal, pues conozco a Rebeca muy bien y agradezco cada día poder hacerlo, Rebeca es todo un ejemplo de lucha sincera por la identidad. Ver a Rebeca vivir su sexualidad es mucho más que ver a una mujer viviendo su sexualidad. Su lesbianismo es toda una forma de entender el mundo e impregnarlo de fuerza y lucha, sin renunciar ni por un poco al calor y la ternura. Ha sido un placer poder leerla tanto en su instagram como en este artículo, y estoy segura de que tiene muchas más cosas que decir que espero que comparta, y que sé que lo hará, porque ella es muy buena en muchas cosas, pero sobre todo compartiendo.

    Me gusta

  2. Guau, que discurso tan calante y cierto. Peliculitas de lesbianas me permite hacer un análisis crítico de la postura de las lesbianas en el cine, así como a través de las propuestas identificarme con alguna de las actrices! Esta chica es una bomba! Gracias rebss

    Me gusta

  3. Muy necesario ❤️❤️

    Me gusta

  4. ¡Qué buen artículo!
    La comunidad que se ha creado en peliculitas de lesbianas (así como todas las películas) sin duda ayuda a confirmar y conformar, como dice Rebeca, algo que muchas veces nos hace falta. Sobre todo en momentos donde la heterosexualidad obligatoria nos ataca y nos tira de los pelos.
    Tener una comunidad a la que volver para que la vida ponga el pause y podamos pensar con claridad y sentir en común siempre es algo necesario.
    Gracias por ayudar a crearlo, Rebeca. Y gracias por el artículo, que es precioso.

    Me gusta

  5. Gracias por compartir tus ganas de sentir, conocer y querer. ¡¡Cada vez que leo el artículo agradezco tener a alguien tan consciente de lo que quiere crear y a dónde quiere pertenecer!! Una maravilla leerte, Rebe.

    Me gusta

  6. Rebeca es una de las primeras personas con las que pude compartir sin tapujos, y desde la complicidad mutua, mi sexualidad. Me parece increíble y admirable la forma en la que ha escrito este artículo tan necesario para tanta gente, que no dista de lo que te puede aportar una conversación y un cafelito con ella misma.

    Personalmente, y desde mi marikonismo, el análisis de la propia identidad a través de medios audiovisuales me resulta súper importante para entendernos y aceptarnos como personas LGTB. Y también, siendo conscientes de ellos, afrontar tus propios estereotipos es una labor de autoanálisis fundamental, algo que no siempre es sencillo.

    Gracias por estos parrafitos, Rebe. ¡Esperamos muchos más! 😀

    Y ahora todas a stanear a @peliculitas.de.lesbianas ❤

    Me gusta

  7. Me ha encantado leer este artículo, siempre es genial escuchar una buena reflexión sobre el cine y más si es sobre lesbianas, muchas gracias.
    Ahora toca seguir viendo todas las pelis pendientes que me quedan.

    Me gusta

  8. mariavalcarcee

    Es tremendamente inspirador y transgresor. Me gusta mucho el tono porque transmite un gran espíritu de lucha. También es muy interesante el concepto de crear comunidad, lugares donde se pueda hablar de estereotipos, pelis malas de adolescentes, aprender conjuntamente y hablar llánamente sobre lo que sentimos.

    Me gusta

  9. Este artículo es un regalo! Maravilloso

    Me gusta

  10. ¡Que privilegio poder leer esto Rebeca, igual que rodearme de alguien tan maravillosa como tú!

    Me gusta

  11. Me siento súper afortunada de que existan personas como tú, me encanta, muchos abracitos.

    Me gusta

  12. Espectacular, es increíble lo representada que me hace sentir este artículo. Más lesbianas/bisexuales tenemos que leer esto!, es super interesante.

    Me gusta

  13. Cada vez que leo el artículo descubro una frase o idea diferente sobre la que me encantaría oírte hablar y desarrollar. Es un lujo tener por escrito un cachito del mundo cuando pasa a través de ti, y aún más tenerte cerca ❤

    Me gusta

  14. ¡Qué pasada de artículo! Realmente tengo mucho que reflexionar después de leerlo. ¡Gracias por todo, tu cuenta es maravillosa! ❤

    Me gusta

  15. Simplemente no existen palabras en este mundo para describir el talento que traes para expresa todo a la perfección nena, y lo más importante, sabes llegar a las personas que te leen y consigues que entiendan lo que estás contando. Eres muy genial 😎 mis dieces compañera 🥳

    Me gusta

  16. Que lindo fue leer este artículo, así como también fue lindo encontrar el instagram de Peliculitas de lesbianas. Que necesaria son tus palabras desde construir una identidad, de buscar en los rincones de lo audiviosual algo que nos identifique y ni hablar si les directores son de la comunidad sentir que ocupamos lugares donde eramos invisibles o fuertemente discriminados bajo la heteronorma.
    Que necesario es crear espacios de comunicación para visibilizar, acompañar, debatir y luchar para la comunidad LGBTQI+.
    Dejo una pequeña frase/reflexión de Lohana Berkins, activista trans
    «Dicen que mediante un proceso el gusano se vuelve una mariposa, pero yace en un mundo donde muchos que quieren ser gusanos quedan como gusanos. Entonces, para ser mariposa y desplegar las alas del arco iris y volar en este mundo de hipocresía, de vanidades, del todo vale, hay que tener un coraje tan grande como el de la visibilidad. Mirá esas mariposas que aletean en inmensos tacos de acrílico de cristal: están en todos los lugares y en las villas se las ve salir de los pasillos. Cuán coloridas. En un barrio absolutamente machista, ellas vuelan. Es realmente maravilloso».

    Gran artículo Rebeca!
    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: